Autor: Herlander Elias

La naturaleza ubicua de la tecnología digital ha tenido como consecuencia la globalización y el intercambio de contenidos promovidos por el interés común. Hoy en día, parece difícil pensar en Internet sin un mundo global, siendo la “computadora” en sí misma ahora sinónimo de “Web”. Sin embargo, ese no fue el caso durante las últimas dos décadas. En este contexto, tanto las culturas gráficas como las ciberculturas han estado compartiendo sinergias. La World Wide Web se ha convertido en un centro de intercambio, participación, uso y consumo de contenidos relacionados con las preferencias de sus usuarios. Lo mismo ocurre en los cómics, antes menos disponibles, y en las películas de animación japonesas, que han sido transmitidas por cable en la Web y, como resultado, se han extendido a nuevas audiencias. Además, el marco tecnológico actual aporta nuevas características que van cambiando la producción, así como el consumo de obras de arte, especialmente las de animación, ya que una gran parte de los consumidores que poseen teléfonos celulares, computadoras y acceso a la Web conocen al menos algunos videojuegos y mejoran. sus habilidades técnicas de software.

A nivel popular, la cultura resulta ser un entorno de innovación constante. Japón es el país exportador de anime, un indiscutible poder industrial. A través de los nuevos medios, como las plataformas multimedia portátiles, los videojuegos, las películas digitales o los comerciales disponibles en línea, la audiencia participa y consume la cultura japonesa. Las obras de arte de animación llevan a los consumidores a conocer a su predecesor: el cómic, que sigue siendo un medio floreciente. Desde la publicidad hasta los videoclips, pasando por los nuevos formatos digitales, el público se encuentra con nuevas formas de presentación narrativa que equilibran lo literario y lo cinematográfico.

Se detecta un patrón que surge de un conjunto de temas tanto en la imagen del anime como en el videojuego, siendo este último un formato diseñado para extender la animación y ser simbiótico con la imagen en movimiento de efectos especiales. Los espacios introducidos en tales imágenes siempre están en transformación, al igual que Japón lo ha estado durante el último siglo y medio. Después de la premodernidad, el feudalismo y la participación de Japón en la Segunda Guerra Mundial, su principal firma sigue siendo la “tecnología”. “The Anime Galaxy” es el retrato explicado de la animación considerada como un nuevo medio de comunicación; una radiografía de una imagen global que parece ser rápida, hermosa, siniestra y misteriosa, todo lo cual es el resultado de una industria cultural competente establecida por personas que creen en robots que, en la realidad futura, prevalecerán como la extensión lógica para una computadora inteligente. Por esta razón, jugar a los robots de una manera fantasiosa es una mera preparación para la próxima “robotopía”.

#anime #book #animegalaxy

Deja tu comentario aquí
Arlequin Creations
arlequin_lain@hotmail.com